Computer-3 Noticias TIC

Expertos en transformación digital y personal desde 1985

Se puede tomar la temperatura como control de acceso pero con ciertos requisitos

DotnetKicks
<p> </p> <p><img src="/image.axd?picture=/control de temperatura protocolo covid19.png" alt="" /></p> <h1><span style="color: #800080;">Sí, es legal, pero con ciertos requisitos. </span></h1> <p>El proceso de desescalada iniciado tras el confinamiento decretado por el RD 463/2020, de 13 de marzo, en el que se lleva a cabo la paulatina retirada de las medidas de confinamiento y limitación de la actividad económica y social está determinando la implantación de medidas encaminadas a prevenir nuevos contagios de COVID – 19.</p> <p>Entre estas medidas hay una que resulta especialmente controvertida, como es la toma de temperatura de las personas para determinar la posibilidad de acceso a centros de trabajo, comercios, centros educativos u otro tipo de establecimientos. Incluso algunas administraciones autonómicas están incluyendo esta medida de control dentro de las recomendaciones a implantar para el control de accesos. El objetivo de estos sistemas es controlar el acceso a instalaciones para evitar posibles contagios de COVID-19, en tanto que la <strong>temperatura es indiciaria de haber contraído la enfermedad, y, por tanto, del riesgo de contagio.</strong></p>

 

Solo para trabajadores y con ciertos requitos

 

El proceso de desescalada iniciado tras el confinamiento decretado por el RD 463/2020, de 13 de marzo, en el que se lleva a cabo la paulatina retirada de las medidas de confinamiento y limitación de la actividad económica y social está determinando la implantación de medidas encaminadas a prevenir nuevos contagios de COVID – 19.

Entre estas medidas hay una que resulta especialmente controvertida, como es la toma de temperatura de las personas para determinar la posibilidad de acceso a centros de trabajo, comercios, centros educativos u otro tipo de establecimientos. Incluso algunas administraciones autonómicas están incluyendo esta medida de control dentro de las recomendaciones a implantar para el control de accesos. El objetivo de estos sistemas es controlar el acceso a instalaciones para evitar posibles contagios de COVID-19, en tanto que la temperatura es indiciaria de haber contraído la enfermedad, y, por tanto, del riesgo de contagio.

CONTROL DE TEMPERATURA PARA EL ACCESO DEL PERSONAL AL CENTRO DE TRABAJO

SÍ, con ciertos requisitos

En el caso de centros de trabajo, la AEPD en sus FAQ,s sobre el COVID-19,  indica que el empleador “podrá tomar la temperatura a los trabajadores, como medida relacionada con la vigilancia de su salud en materia de Prevención de Riesgos Laborales”, y detalla que esa información debe ser obtenida mediante preguntas al personal. Sin embargo, las preguntas deberían limitarse exclusivamente a indagar sobre la existencia de síntomas, o si la persona trabajadora ha sido diagnosticada como contagiada, o sujeta a cuarentena. Resultaría contrario al principio de minimización de datos la circulación de cuestionarios de salud extensos y detallados, o que incluyan preguntas no relacionadas con la enfermedad.”

 

LA AEPD considera que esta medida tiene su base jurídica en la “obligación que tienen los empleadores de garantizar la seguridad y salud de las personas trabajadoras a su servicio en los aspectos relacionados con el trabajoAsí, e“Procedimiento de actuación para los servicios de prevencion de riesgos laborales frente a la exposición al SARSCOV-2”, elaborado por el Ministerio de Sanidad, determina que corresponde a las empresas evaluar el riesgo de exposición en que se pueden encontrar sus trabajadores en cada una de las tareas que realizan y seguir las recomendaciones que sobre el particular emita el servicio de prevención. Por tanto, en cuanto no hay mención expresa por parte del Ministerio sobre el control de temperatura, la decisión de adoptar tal medida recae en la empresa, a través de su servicio de PRL.

Asimismo, en cumplimiento del RGPD, se habrán de establecer garantías adecuadas para el tratamiento de estos datos por parte de la empresa, garantías que podemos concretar en las siguientes:

  • Uso de dispositivos que se limiten a la toma de temperatura, sin que se registre esta información asociando los datos al usuario.
  • No destinar los datos de temperatura a otra finalidad que no sea la propia de la detección del contagio.
  • Que los equipos que se utilicen sean homologados y adecuados.
  • Que el personal esté formado en el uso de los mismos. Al no hacerse referencia a que tenga que ser necesariamente personal sanitario el que realice la toma de temperatura, cabría la posibilidad de que ésta se realice por personal de seguridad. El artículo 32.1.a) de la Ley de Seguridad Privada establece que corresponde a los vigilantes de seguridad, entre otras, ejercer la vigilancia y protección de bienes, establecimientos, lugares y eventos, tanto privados como públicos, así como la protección de las personas que puedan encontrarse en los mismos, llevando a cabo las comprobaciones, registros y prevenciones necesarias para el cumplimiento de su misión. El sometimiento a controles de acceso a un establecimiento público o privado “será de obligado cumplimiento si así se establece por los responsables del mismo“. En la situación actual, la utilización de termómetros estaría encuadrada dentro de la utilización de medios técnicos que complementan las medidas de seguridad, para proteger a los clientes y trabajadores del establecimiento. Por tanto, un vigilante de seguridad privada reuniría los “requisitos legalmente establecidos”, pero sería necesario que acreditaran estar formados en el uso de estos dispositivos. En definitiva, si no es posible que este control se haga por personal sanitario, se podría acudir al personal de seguridad cumpliendo los requisitos definidos.
  • En el caso de control de temperatura a trabajadores para acceso al centro de trabajo, que exista un protocolo, consensuado con el servicio de prevención y los representantes de los trabajadores, para los casos en que se detecte una temperatura superior a la normal, mediante el cual se derive al interesado a personal cualificado que pueda atenderle, de acuerdo con lo que se indique en dicho protocolo. En ningún caso esta derivación puede suponer un tratamiento de esta información por personal distinto a los médicos de la empresa o del servicio de prevención. Una vez aprobado el protocolo, que se envíe una circular al personal informando de la puesta en marcha de este sistema, Así mismo, también sería necesario informar en el momento de la toma de temperatura.

Es preciso recordar la necesidad de actualizar el Registro de actividades de tratamiento con las operaciones indicadas, así como la realización de una evaluación de impacto de protección de datos, en su caso, una vez acordado el sistema de control a implantar.

 

CONTROL DE TEMPERATURA PARA EL ACCESO DE CLIENTES Y VISITANTES A COMERCIOS Y OTROS ESTABLECIMIENTOS

Por el momento no es recomendable, mientras no se definan criterios por la Autoridad Sanitaria.

En aplicación del criterio establecido por la AEPD en el Comunicado de la AEPD en relación con la toma de temperatura por parte de comercios, centros de trabajo y otros establecimientos, “La aplicación de estas medidas y el correspondiente tratamiento de datos requeriría la determinación previa que haga la autoridad sanitaria competente, que en estos momentos es el Ministerio de Sanidad, de su necesidad y adecuación al objetivo de contribuir eficazmente a prevenir la diseminación de la enfermedad en los ámbitos en los que se apliquen, regulando los límites y garantías específicos para el tratamiento de los datos personales de los afectados.”

En ese sentido, debe tenerse en cuenta, entre otras cuestiones, que, según las informaciones proporcionadas por las autoridades sanitarias, hay un porcentaje de personas contagiadas asintomáticas que no presenta fiebre, que la fiebre no siempre es uno de los síntomas presentes en pacientes sintomáticos, en particular en los primeros estadios del desarrollo de la enfermedad, y que, por otro lado, puede haber personas que presenten elevadas temperaturas por causas ajenas al coronavirus.

Es por ello que estas medidas deben aplicarse solo atendiendo a los criterios definidos por las autoridades sanitarias, tanto en lo relativo a su utilidad como a su proporcionalidad, es decir, hasta qué punto esa utilidad es suficiente para justificar el sacrificio de los derechos individuales que las medidas suponen y hasta qué punto estas medidas podrían o no ser sustituidas, con igual eficacia, por otras menos intrusivas.

 Por tanto, habrá que esperar a un previsible pronunciamiento específico de las autoridades sanitarias sobre esta cuestión, optando entretanto por medidas de prevención menos invasivas. Si esto no fuera posible, habría que realizar una evaluación de impacto para valorar la viabilidad del tratamiento, así como las garantías a emplear.

 

DotnetKicksDe
DotNetShoutout

Agregar comentario

Loading