Computer-3 Noticias TIC

Expertos en transformación digital y personal desde 1985

LA AEPD COMIENZA A SANCIONAR A EMPRESAS POR LA INADECUADA ORIENTACIÓN DE SUS CÁMARAS DE VIDEOVIGILANCIA

En los últimos años se ha convertido en algo habitual que muchas entidades instalen dispositivos de videovigilancia, ya sea con fines de seguridad, de investigación o de control de la prestación laboral de sus trabajadores, entre otros.

Las imágenes que estos dispositivos captan o graban, y que permiten la identificación de personas, son datos de carácter personal, y en tal sentido, su tratamiento acostumbra a encontrar legitimación en alguna de las bases del artículo 6 RGPD (dependiendo cual sea la finalidad de su instalación). Pero ello no quiere decir que las entidades tengan manga ancha para hacer lo que quieran con esas imágenes o para orientar las cámaras de cualquier modo. Nada más lejos de la realidad.

Es importante tener presente que desde el mismo momento en que instalan los sistemas de videovigilancia, las entidades se convierten en responsables de que los mismos se limiten a su ámbito privativo (interior de sus instalaciones, puertas de acceso o cierre), no pudiendo, por tanto, obtener imágenes desproporcionadas de espacios públicos o espacios privativos de terceros sin causa justificada, es decir, “sin que resulte imprescindible para su fin o sin que resulte imposible evitarlo por razón de la ubicación”. Esto responde a que, por un lado, la función de la seguridad de los espacios públicos compete en exclusiva a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, y por el otro, no se puede afectar ni la intimidad de los transeúntes que transiten por estos, ni la intimidad de terceros en sus respectivos ámbitos privativos. Tampoco se puede afectar la intimidad de personas en las propias instalaciones de las entidades mediante el empleo de cámaras en espacios en los que su uso se considera desproporcionado, como es el caso de vestuarios, servicios, taquillas, zonas de descanso de trabajadores, etc.

Respecto a la noción de “espacio público”, la legislación no da una definición, pero la AEPD, en su Resolución R/02340/2012 acude a la RAE, definiendo la misma como la “calle, caminos u otro sitio por donde transita o circula el público”.  De esto parece extraerse, por tanto, que no se admite el uso de prácticas de videovigilancia más allá del entorno objeto de la instalación. No se pueden captar, en definitiva, imágenes de “los espacios públicos circundantes, edificios contiguos, y vehículos distintos de los que acceden al espacio vigilado”.

En este sentido, hasta hace bien poco, la AEPD solía facilitar un tiempo prudencial, normalmente un mes, para que los responsables que captasen o grabasen espacio público o espacio privativo de terceros revisasen la instalación de sus cámaras, con el objeto de cambiar su orientación y evitar así ser sancionadas de forma directa. Sin embargo, recientemente, en Procedimientos PS/00427/2018 y PS/00279/2019, ha resuelto sancionar a dos empresas con 1500 y 1600 euros respectivamente, sin facilitar dicho marco temporal, lo que pone de manifiesto la suma relevancia de una correcta orientación. De lo contrario, se podría incurrir en una infracción del artículo 5.1.c) del RGPD, que alude al principio de “minimización de los datos”, consistente en que sólo se pueden recoger aquéllos que se vayan a tratar, cuándo efectivamente se vayan a tratar y limitándolos a lo necesario en relación con la finalidad para la que han sido recogidos.

Una opción para aplicar correctamente este principio, en aquellos supuestos en los que las imágenes capten parcialmente espacio público o espacio privativo de terceros, podría consistir en utilizar “máscaras de privacidad”, ya que éstas permiten bloquear o enmascarar determinadas áreas de la escena frente a la visualización o grabación. De esta manera, estos espacios se verían pixelados, lo que haría imposible identificar a personas en los mismos, garantizando así su intimidad.

En conclusión, hay que ser muy cautelosos y utilizar dispositivos de videovigilancia únicamente cuando no sea posible acudir a otros medios menos invasivos, teniendo en cuenta en el caso de no existir estos, que la orientación de las cámaras no es un tema baladí que deba ser tratado a la ligera.

 

 

DotnetKicksDe
DotNetShoutout

Agregar comentario

Loading