Computer-3 Noticias TIC

Expertos en transformación digital y personal desde 1985

Tendencias actuales: el "life-long learning"

DotnetKicks
<p> </p> <p style="text-align: center;"><img src="/image.axd?picture=/Imagenes/2018/FORMATE.jpg" alt="" /></p>

 

En los últimos años se ha repetido mucho que vivimos en un mundo cambiante y altamente competitivo, tanto en el ámbito empresarial o profesional como incluso en el personal. Y es cierto. La flexibilidad y la capacidad de adaptación son importantes requisitos a la hora de desarrollar una carrera profesional en cualquier rama laboral. Desde un operario en una línea de producción hasta un ejecutivo, pasando por administrativos, técnicos, etc. han podido comprobar como en los últimos años han cambiado las formas de trabajar (nuevas herramientas, nuevas máquinas, nuevos conceptos…) y también las formas de relacionarse. Ya no se demandan los productos o servicios de antes ni tampoco del mismo modo en que se hacía hasta hace no mucho: las compras por internet a través del ordenador primero y a través del móvil más recientemente, por ejemplo, han obligado a muchas empresas a innovar e implantar sistemas de e-commerce con los que ni se hubieran imaginado que trabajarían hace unos pocos años. Del mismo modo, las organizaciones ya no demandan al mismo tipo de profesionales ni del mismo modo en que se venía haciendo. Existen incluso redes sociales específicas para poner en contacto a organizaciones con profesionales y demandantes de empleo. 

Es por ello que, en este contexto, no podemos mantenernos estáticos si queremos destacar y mantenernos a flote. Del mismo modo en que no compraríamos productos obsoletos, tampoco nos gustaría trabajar con empresas que no están al día en los métodos de trabajo o tener empleados con conocimientos desactualizados. Las más importantes organizaciones a nivel mundial entienden que la formación de su capital humano es fundamental para mejorar sus competencias y, por lo tanto, sus beneficios. Google, IBM, o Caterpillar, por poner algún ejemplo, tienen ambiciosos planes de formación para sus empleados y tienen también muy claro que la formación no es un gasto sino una inversión que repercutirá positivamente en la organización.

Cada vez son más las empresas que invierten en formación. Según la última Encuesta de Formación Profesional para el Empleo en Empresas, realizada por el Ministerio de Empleo y Seguridad Social, que se lleva a cabo cada cinco años, durante el año 2015, un 77,3% del total de empresas realizaron alguna actividad formativa frente al 65% que lo hicieron en el 2010. Esta subida es significativa y muestra en qué dirección se están moviendo las organizaciones. Y son estas mismas empresas las que demandan empleados formados y con capacidad para seguir formándose y adaptándose a los cambios en el mercado e incluso anticipándose a ellos junto con la organización. La actitud y la predisposición por seguir innovando y mejorando marcan la diferencia en los procesos de selección.

La formación, hoy en día, ya no es aquella rígida e inflexible de hace años, sino que ha ido también adaptándose y evolucionando con los tiempos y la tecnología. Cada vez más, la formación se puede personalizar y adaptar a las demandas particulares de cada alumno o grupo de alumnos. Desde másters cursos superiores a cursos especializados en alguna materia o área en concreto, se pueden encontrar fácilmente en modalidades tanto presenciales como online, con o sin bonificación.

Según el Informe de Infoempleo y Adecco de la Oferta y demanda de empleo en España del año 2016, un 56,6% de las empresas se han encontrado con dificultades para cubrir vacantes de empleo debido a la escasez de talento y en su mayoría, las acciones que están llevando a cabo para mitigarla es la apuesta por la formación (38,2%). Como contrapartida, nos encontramos con que el 52,46% de los encuestados consideran que la principal dificultad para encontrar un empleo es la enorme competencia que existe por un mismo puesto de trabajo.  Resulta por ello fundamental que incorporemos el concepto de life-long learning o educación permanente a todos los aspectos de nuestra vida y también para combatir la obsolescencia laboral. En el documento “Making an european area of lifelong learning a reality” elaborado por la Comisión Europea,  se pone de relieve la necesidad de aprender a cualquier edad, desde preescolar hasta después de la jubilación, “desde la cuna hasta la tumba” y esta es la dirección en la que están trabajando los Estados miembros y en la que nosotros mismos debemos avanzar.

 

Cristina Pajares  - Dpto. FORMACIÓN

DotnetKicksDe
DotNetShoutout

Agregar comentario

Loading